24 mayo, 2020

Bienestar

No le tengás miedo al noviazgo

Aunque no existen fórmulas mágicas para el desarrollo de las relaciones amorosas saludables, si existen elementos claves que las caracterizan.

En el proceso de conocerse, es conveniente observar con paciencia y tener la capacidad de ver objetivamente algunas situaciones para no juzgar o sacar conclusiones apresuradas sobre la persona.

Algunas señales a las cuales podés prestar atención son:

  • ¿Se comporta de forma amable y generosa?
  • ¿Asume su responsabilidad en los conflictos que pueda tener y busca alternativas para resolverlo?
  • ¿Cumple sus promesas?
  • Observa la forma en que maneja su economía.
  • ¿Tiene creencias similares a las mías?

Un elemento fundamental desde que se inicia el noviazgo, es tener una comunicación abierta, honesta y segura. ¿Sabés qué te trae beneficios?

  • Te ayuda a conocerte y saber qué es lo que quieres y que no en una relación afectuosa.
  • Conocés tus límites.
  • Te permite descubrir tu carácter, sentimientos, gustos, aficiones e ideales de vida.
  • Permite la formación de la voluntad.
  • Combate el egoísmo.
  • Fomenta la generosidad, confianza, honestidad, el respeto.
  • Estimula la reflexión y el sentido de responsabilidad.
  • Con el noviazgo practicas la habilidad de resolver conflictos.
  • Te provee la oportunidad de encontrar una pareja apropiada.
  • Ayuda a madurar en varios aspectos, ayudándote a ver las cosas de distintas maneras. 

Como individuos es importante pretender nuestro bienestar, llámese bienestar a sanar heridas de nuestra infancia, integrar experiencias de relaciones amorosas anteriores, tomar consciencia de nuestras necesidades o expectativas.

Es importante tener en cuenta que: cuando se da inicio a una relación pareciera que todo gira en torno a la otra persona, sin embargo, la relación no es lo único que hay que atender, hay otras necesidades básicas como son las de salud, amistades, familia, trabajo, finanzas, ocio y diversión, desarrollo personal, entre otras, que, en equilibrio, deben ser atendidas.

Un ser humano no completa a otro, no llena los vacíos del otro, ni le da lo que alguna vez le faltó. Para lograr esto es importante, reconocerte como un ser suficientes y autónomo, con derecho a desarrollarnos según nuestras necesidades y deseos.

Resulta importante tomar consciencia de la forma en que se acompaña a la pareja y la forma en que se sienten acompañados. Si en cada oportunidad para el crecimiento se sienten apoyados y en la disposición para apoyar al otro, estás en el inicio de una relación próspera, donde el respeto y la igualdad reinan sobre el poder y el control.

MÁS DE BIENESTAR

Cremas para ojeras

Leer más

¿Higiene del sueño?

Leer más

¿Náuseas después de entrenar?

Leer más