28 abril, 2020

Blog

Fortalecé el suelo pélvico con los ejercicios Kegel

El suelo pélvico es una estructura que está formada por músculos y tejido conectivo que se encuentra por debajo de los órganos de la pélvis. Esta estructura servirá como sostén de los órganos pélvicos y de los órganos abdominales también.

¿Cuáles son estos órganos?

En la mujer:

  • Vejiga y uretra: el sistema urinario.
  • Útero y vagina: sistema reproductivo.
  • Recto y ano: sistema digestivo.

En el hombre:

  • Vejiga y uretra del sistema urinario.
  • Próstata y vesículas seminales del sistema reproductivo.
  • Recto y ano del sistema digestivo.

La debilidad del cuello uterino se puede deber a:

  • Aumento de la presión a nivel abdomina
  • Diabetes.
  • Tumores pélvicos.
  • Cirugía de próstata.
  • Embarazo con o sin parto vaginal.
  • Menopausia: por pérdida de la elasticidad de los tejidos.

Si tenés un cuello uterino débil, podés padecer de:

  • Descenso de los órganos pélvicos.
  • Pesadez o molestias en la parte baja del abdomen.
  • Incontinencia urinaria y fecal
  • Dolor en la región lumbar
  • Dificultades durante las relaciones sexuales

Para fortalecer esta zona te recomendamos el siguiente ejercicio:

Realizá los ejercicios Kegel, que son una serie de técnicas desarrollados por Arnold Kegel, ginecólogo, con la finalidad de mejorar la incontinencia urinaria en mujeres después del parto.

Los ejercicios de Kegel se pueden hacer en cualquier momento: cuando estás sentado, acostado, comiendo, sentado en tu escritorio, manejando y cuando estás descansando o mirando televisión.

Primer tenés que saber cuales son los músculos que impiden la eliminación de gases del suelo pelviano. Para eso, cuando estés orinando, detené el flujo, la sensación que se busca reconocer es que vagina, ano y uretra se cierren y asciendan, esa es la musculatura que tenés que fortalecer.

Ahora sí, para hacer los ejercicios solo tenés que:

  • Cerciórate de que la vejiga esté vacía, luego sentate o acostate.
  • Apretá los músculos del piso pélvico. Mantenelos apretados y contá hasta 3 a 5 segundos.
  • Relajá los músculos y contá de 3 a 5 segundos.
  • Repetí 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche).

Respirá profundamente y relajá el cuerpo cuando estés haciendo estos ejercicios. Verificá que no esté apretando el estómago, los muslos, los glúteos ni los músculos del pecho.

MÁS DE BLOG

No le tengás miedo al noviazgo

Leer más

El elixir de la eterna juventud

Leer más

¡Atención hipertensos!

Leer más