08 mayo, 2020

Blog

Fresquita como una lechuga

La lechuga es una hortaliza muy popular especialmente si de preparar ensaladas se trata. Esta pertenece a la familia de las asteráceas y se cultiva desde hace más de dos mil años.

Existen diferentes formas, tamaños y colores, habiendo lechugas verdes y rojas. Pueden tener las hojas más o menos dentadas.

Las propiedades nutritivas de esta planta son escasas, siendo un alimento bajo en calorías que aporta algunas vitaminas y minerales.

Aporta apenas 18 calorías por 100 g de parte comestible y contiene: agua, celulosa, glúcidos, lípidos y prótidos. Si de minerales hablamos contiene especialmente potasio, calcio, fósforo y magnesio.

La lechuga se consume cruda, principalmente en ensaladas acompañada de tomate y cebolla entre otros ingredientes. También puede consumirse cocida o asada, aunque esto es menos frecuente. Además puede formar parte de menestras y ensaladas.

Si hablamos de sus beneficios, se dice que tranquiliza, que ayuda a la vista, el insomnio y la retención de líquidos, e incluso que influye en la libido.

Además podemos destacar que:

  • Tiene cualidades hipnóticas, que ayudan a conciliar el sueño, y también analgésicas frente al dolor. Presenta propiedades calmantes sobre la excitación nerviosa.
  • Posee una acción aperitiva, estimulando las glándulas digestivas, así como una suave actividad laxante por su contenido en fibra. 
  • Contribuye a la prevención del cáncer, especialmente de colon y pulmón.

MÁS DE BLOG

No le tengás miedo al noviazgo

Leer más

El elixir de la eterna juventud

Leer más

¡Atención hipertensos!

Leer más