06 mayo, 2020

Bienestar

¡No te enojés tanto!

Vivir enojado, estresado y perder la paciencia con cada situación puede estar provocando un gran daño en tu salud, más con todo lo que estamos viviendo, es normal que tu carácter se vea alterado.

El enojo además de dañar a las demás personas también te puede ocasionar problemas en la salud que debés conocer, acá te los dejamos para que de ahora en adelante tratés de enojarte menos.

  1. Las células cargadas de lípidos liberan grasa en el flujo sanguíneo.
  2. Sentirás fatiga y hambre.
  3. Las paredes de las arterias se deterioran y la grasa acumulada se transforma en colesterol malo.
  4. Pierdes energía, ya que enojarte implica un fuerte desgaste energético.
  5. El estrés físico y mental que producen los enojos puede desencadenar en problemas cardíacos y cualquier afectación con el corazón.
  6. Las personas que acostumbran vivir estresadas o enojadas, aumentan las posibilidades de tener acné, dermatitis y arrugas prematuras.
  7. Cuidado con el estómago: aunque pareciera que no, una de las consecuencias más frecuentes del enojo son la gastritis. El enojo te puede provocar reflujo, dolor y ardor.
  8. Diarrea: estar muy enojado puede originar el síndrome del colon irritable y esto además conlleva a la colitis o diarrea. Tanto estrés, miedo e ira causan desequilibrios en tus intestinos ¡Mucho cuidado!

MÁS DE BIENESTAR

No le tengás miedo al noviazgo

Leer más

¡Atención hipertensos!

Leer más

¿Cómo motivar a los jóvenes en el deporte?

Leer más