06 febrero, 2020

Blog

Aceite de oliva versus aceite de girasol

Son dos de los aceites más consumidos. Normalmente cuando se compra un aceite se dirigen por el precio que por los beneficios que cada uno le aporta a su salud, siendo esto en parte un error que aún que estás por corregir.

El aceite de oliva es considerado un alimento muy sano e infaltable en una dieta mediterránea, y el de girasol de alguna forma, no goza de la misma popularidad y suele pensarse que funciona solo para ponerle a las ensaladas.

Acá te dejamos los beneficios de cada uno:

Aceite de oliva

  • Mejora tu estómago y aparato digestivo de bacterias como el helicobacter pylori.
  • Reduce el dolor articular e hinchazón en personas con artritis, además potencia las funciones cognitivas, metabólicas y cerebrales.
  • Previene la diabetes, mejora la salud cutánea y tiene fuentes altas que ayudan a evitar el envejecimiento prematuro y osteoporosis.
  • Previene el alzheimer y todas aquellas enfermedades de índole inmunológico.
  • Reduce el colesterol y pierdes peso gracias a que contiene grasas saludables.

Aceite de girasol

  • Tiene efectos antiinflamatorios por lo que personas con artritis o síndrome premenstrual, deben consumirlo.
  • Ayuda a mantener el corazón sano, mejora la circulación y reduce el riesgo de infartos.
  • La vitamina E que contiene el aceite de girasol, es útil en la prevención de asma, cáncer y artritis reumatoidea.
  • Tiene propiedades que ayudan al rendimiento sexual.

MÁS DE BLOG

Aceite de coco, más allá de una moda

Leer más

Cremas para ojeras

Leer más

¡Más atún en tu dieta!

Leer más